'
Página Inicial
Nuestra Misión
Notas
Noticias
Educación Vial
Newsletters
Premios Obtenidos
Prensa
Galería de Videos
Galería de Imágenes
Conducta Móvil
La Guantera Vial
Enlaces
Contáctenos
Radares, Sistemas Descontrolados

Nota N° 118, Errores más frecuentes, por Cesvi Argentina

Los casos de las fotomulta mal sacadas se suceden con mayor frecuencia y poco se conoce acerca de los requisitos técnicos y legales para que estas sean consideradas válidas. A continuación, un repaso por los errores más frecuentes cometidos por las autoridades, entidades de control y las empresas encargadas de realizarlos.

En base a los reclamos y casos que ingresan de forma diaria a nuestras direcciones de correo, hemos tomado contacto con situaciones que vale la pena investigar ya que de las verificaciones que hemos hecho en el lugar de medición y de la información suministrada se están cometiendo muchos errores con una herramienta por demás útil para el control de la siniestralidad. CESVI Argentina realizó una investigación exclusiva sobre las multas generadas por foto-radares, detectando fallas en un sistema que debería funcionar a la perfección.

Radares de velocidad

Exceder los límites de velocidad es uno de los principales y más peligrosos motivos para verse involucrado en un siniestro vial, no solamente porque se magnifican las consecuencias de un impacto sino porque además le quita chances al conductor de poder evitar una situación de riesgo. Tal es así, que por cada 20 Km./h en que se incrementa la velocidad, la energía puesta en juego prácticamente se duplica y por ende las destrucciones materiales y de vidas humanas siguen esta cruel lógica.

De ahí que muchos países hayan optado por tratar de que los vehículos se ajusten a una determinada velocidad máxima, entendida esta como aquella que ante una determinada situación de riesgo que se presente en un determinado momento, le dará al conductor la posibilidad de evitarla . Por esta razón, a la hora de fijar las velocidades máximas de una ruta o una ciudad se estudia cuales son los riesgos potenciales y en base a estos se determina la velocidad a señalizar. En los lugares donde los excesos pueden resultar en peores consecuencias, es conveniente que esta velocidad sea controlada de forma que no solamente permita detectar al conductor en riesgo potencial antes de que participe de un siniestro vial, sino que además genere en el resto de los conductores una mayor alineación a las normas y limites de velocidad. En el número de abril, la segunda parte de este informe analizará la situación de las fotomultas en las provincias.

Los 10 errores más comunes de los sistemas de control por radar.

1) Cuando se colocan en zonas de muy bajo riesgo.

Si los radares se colocan en cruces con caminos de tierra o calles de muy bajo caudal de transito, el conductor siente mas allá de la señalización, que no existe un riesgo concreto y evidente y tiende a no respetar dicha señal. La solución sería en estos casos reforzar la señalización sobre el camino secundario, instalar carriles de aceleración a la ruta principal o sobre esta última colocar alertadores sonoros o semáforos intermitentes que adviertan el riesgo y no generar una limitación de 60 o 40 Km/h sobre la ruta principal.

2) Cuando la señalización es pobre o inadecuada.

Se supone que la señalización debe ser vista por cualquier conductor y en cualquier circunstancia que se presente en la ruta. No pueden quedar dudas acerca de la percepción de las señales de restricción, como ser de noche, o en condiciones climáticas adversas. Por esto la señal no puede estar cubierta con pastizales, ubicada incorrectamente, con carteles ilegibles según por que carril se transite o bien, deteriorada.

3) Cuando indica una velocidad imposible de alcanzar.

Es muy común encontrar en autopistas, semi autopistas o rutas en zonas con medición de radar, carteles de 110 o 120 Km/h inmediatamente seguidos por un cartel 60 Km/h o 40 Km/h. Lo que sucede en estas circunstancias es una tendencia a no respetar la velocidad indicada aunque si se pretende hacerlo, seguramente se generara una frenada sobre la ruta que podría ser más peligrosa que el riesgo que se pretende atenuar con la señal. Vialidad Nacional tiene definida, mediante recomendaciones, la forma en que debería señalizarse una determinada restricción a la velocidad máxima.

www.vialidad.gov.ar

4) Cuando la toma fotográfica se realiza antes de la señal de restricción.

La señal que rige es la que queda registrada una vez que el conductor la traspasa, cuando la medición se realiza adecuadamente, esto es al entrar en el ángulo de emisión del radar. Cuando la fotomulta se realiza antes de transponer esa señal se estará multando injustificadamente al conductor.

5) Cuando la ruta presenta un nivel lamentable respecto a la seguridad y se pretende hacer control por radar para que sea más segura.

Generalmente esta situación se presenta en varias rutas con infinidad de baches y un estado de mantenimiento lamentable, sin embargo en algunos tramos se pretende medir la velocidad por radar fotográfico en vez de reparar el riesgo potencial hacia los conductores. Para citar ejemplos, el de la ruta Provincial 6 o la 41.

6) Cuando el valor de velocidad corresponde a otro vehículo.

Sucede que un radar capta una multa fotográfica en el preciso momento en que se está realizando un sobrepaso. En este caso, se genera una foto de infracción en el auto equivocado cuando en realidad corresponde al vehículo que está sobrepasando al otro.

7) Cuando se usan radares no homologados o con la verificación vencida.

Muchas localidades comienzan los controles por radar con instrumentos no aprobados o no homologados. Esto le quita veracidad al resultado de la medición y la imposibilidad de poder sancionar mediante los mismos.

En su sitio Web, el INTI brinda información sobre este tema.

www.inti.gob.ar

8) Cuando la foto multa no permite determinar en qué lugar exactamente se generó el exceso de velocidad.

De las multas que hemos investigado, nos hemos encontrado con imágenes de primer plano donde se dificulta identificar alguna referencia que permita asociar el lugar de la infracción que se cita en el texto de la foto-multa, con la fotografía obtenida por el radar. Este dato no es menor, ya que es necesario demostrar que el lugar de la foto-multa es el que corresponde con la zona en que se realizo el control de velocidad. La multa, por ende, debería incluir dos tomas una: de primer plano para reconocer la patente y otra de plano general que le permita al usuario reconocerse en el lugar de la infracción.

9) Que la zona donde se realiza el control de velocidad no se encuentre asociado con un móvil policial que permita detener al infractor.

La situación de que un móvil policial detenga al infractor cumple dos objetivos: por un lado, evitar que el conductor que circula excediendo la velocidad máxima participe de un siniestro de transito y además, certificar que el exceso no este vinculado a problemas de alcohol o drogas -entre otras-. Por otro lado, que el conductor tome conocimiento de la infracción cometida de forma de darle mayor legalidad al proceso de control.

El hecho de delegar todo el sistema en una empresa privada que cobra por multa labrada, complica aún más este proceso de transparencia y legalidad que debería aportar.

10) Múltiples dificultades para realizar el descargo ante el Juez.

El proceso para el descargo es tan complejo o engorroso que desalienta la posibilidad de explicar o justificar la negativa al pago o la resta de puntos al sistema de Scoring, ya sea por no disponer de Juzgados de Faltas en todo el País que permitan tramitar este proceso legal o que la notificación de la infracción se demore, no se cumplan los plazos legales y la posibilidad de hacer un descargo ya no sea válida, por lo que se tendrá que proceder al pago de dicha multa sin más.

Fuente: Newsletter N° 246 de 100 % Seguro

Fecha de actualización: 2012-04-13

 

   
Webmaster