'
Página Inicial
Nuestra Misión
Notas
Noticias
Educación Vial
Newsletters
Premios Obtenidos
Prensa
Galería de Videos
Galería de Imágenes
Conducta Móvil
La Guantera Vial
Enlaces
Contáctenos
¿Son seguras nuestras carreteras?

Nota Nº 9, por el Ingeniero Mario Leiderman, nota para Conducta Vial

Lo que trato de poner énfasis es que el tema de la Seguridad Vial, además de no haber sido tratado en nuestro país con la seriedad que realmente el problema lo merece, se ha tratado en muchos casos de eludir las responsabilidades que le caben al Estado. Lamentablemente el Estado ha estado ausente durante muchos años en este tema y solo han sido muy pocas las Instituciones privadas como es el caso del Automóvil Club Argentino y la Asociación Argentina de Carreteras que comenzaron hace ya muchos años la labor de concientizar a la Sociedad sobre este tema.
Por supuesto que a lo largo de estos últimos años han aparecido en nuestro medio una serie de Organizaciones no Gubernamentales, algunas con sanas intenciones y otras con intereses particulares a ondear la bandera de la Seguridad Vial como si el tema fuera un tema tan simple como lamentablemente ha sido planteado en más de una oportunidad por el Estado donde responsabiliza al conductor en más del 90% de los casos de accidentes fatales .
Simplemente pensar en ese número tan arbitrario que se plantea a diario por funcionarios de Gobierno y también por dirigentes de Instituciones Privadas es una forma de deslindar responsabilidades y al mismo tiempo aceptar ignorancia de las causas reales por las que se producen los accidentes de tránsito en nuestras rutas.
Decir que la causa de los accidentes de tránsito es en el 90% de los casos, culpa de los conductores es desconocer la realidad. Por supuesto que en definitiva el conductor de un vehículo, es el artífice del modo y la forma en que su vehículo circula por una carretera y en consecuencia ciertas conductas en definitiva, llegan a producir el accidente pero:
¿Hemos pensado por un momento si nuestras carreteras son seguras?
¿Hemos pensado si le estamos ofreciendo a nuestros conductores carreteras donde se pueda circular a la velocidad límite permitida?
Es posible que existan señales preventivas permanentes en nuestras rutas que digan "Camino Resbaladizo" o "Curva Peligrosa" o "Zona con baches" ?
¿Es posible que existan en nuestras rutas infinidad de kilómetros desprovistos de defensas laterales ya sea en caminos de montaña, como en zonas con terraplenes y que además las que se encuentran instaladas no cumplen con las normas de comportamiento ya que no han sido ensayadas de acuerdo a las normas EN 1317 o la NCHRP 350?
¿Es posible que se utilicen como terminales de defensas metálicas las llamadas "colas de pez" que se constituyen en simple "abrelatas" si un vehículo llegase a salir fuera de la calzada y la embistiese de frente?
¿Es posible que las barandas de puentes sean tan frágiles que aquellos vehículos que por alguna razón impactan sobre ellas producen accidentes fatales?
¿Es acaso posible concebir hoy día caminos con zonas laterales a la calzada con infinidad de objetos fijos como árboles, columnas de iluminación sin tener la mínima precaución de alejarlos a una distancia considerable de la calzada?
¿Es posible que en la Avda General Paz, las defensas de hormigón tipo "New Jersey" de separación de calzadas se encuentran apoyadas sobre el pavimento y unidas con ganchos, muchos de ellos oxidados y mucho desaparecidos?
¿Son acaso nuestras autopistas de acceso a la ciudad de Buenos Aires auditadas desde el punto de vista de la Seguridad Vial?
En fin, este es un tema sobre el cual los ingenieros viales debemos preocuparnos y asumir la responsabilidad que nos corresponde tratando de mejorar los diseños geométricos de nuestras carreteras y dotándolas de todos los elementos básicos de seguridad para que la circulación de los vehículos se efectúe con seguridad. Por supuesto que en todos los casos deben de funcionar los controles necesarios( exceso de velocidad, alcoholemia, cinturón de seguridad, etc) y aplicar las sanciones que sean necesarias y tener un sistema de registro único, etc; por supuesto que es importante la educación vial en todos los niveles educativos, tema éste de largo alcance y cuyos resultados se podrán ver lamentablemente a muy largo plazo.
Por último, espero que la "Agencia Nacional de Seguridad Vial" de reciente creación, asuma la responsabilidad para la cual ha sido creada y planifique los pasos a seguir para llegar a mejorar la seguridad de nuestras carreteras fijándose
metas y objetivos. Es una obligación y una responsabilidad de todos nosotros contribuir, para que ello se cumpla.

Mario Leiderman, Ingeniero relacionado con la Asociación Argentina de Carreteras
Nota de Enero del 2009

Fecha de actualización: 2011-01-01

 

   
Webmaster