'
Página Inicial
Nuestra Misión
Notas
Noticias
Educación Vial
Newsletters
Premios Obtenidos
Prensa
Galería de Videos
Galería de Imágenes
Conducta Móvil
La Guantera Vial
Enlaces
Contáctenos
Controles de motovehículos

Nota N° 128: Muchos controles y buena recaudación, pero poca prevención y nula educación vial. Por Fernando Ulloa

Podríamos decir que las autoridades municipales y policiales de las Direcciones de Tránsito y de las Secciones Motovehículos correspondientes a dichos organismos vienen realizando un importante trabajo en distintos municipios de nuestro país.
En líneas generales, este trabajo consiste en controlar en la vía pública a los conductores de motovehículos. Se les exige la documentación reglamentaria, tal como registro de conducir, cédula verde, papeles del vehículo, seguro, etc. Asimismo, se busca prevenir situaciones viales riesgosas, como ser el no uso de cascos protectores, excesos de velocidad, menores al volante, motos cargadas con más de dos personas, conductores alcoholizados, vehículos sin luces, espejos retrovisores, portación de caños de escape libres, etc. En definitiva, todo lo concerniente a la correcta circulación de las motocicletas y al respeto por las normas de tránsito.
Según afirman las distintas autoridades, los resultados vienen siendo muy positivos ya que en todos los casos se labran gran cantidad de actas por infracciones varias y se incautan y trasladan a los galpones municipales muchísimas motos; algunas son nuevas, otras seminuevas y muchas se encuentran en mal estado. Incluso, algunas veces se deben parar los operativos ya que el galpón municipal se halla colmado en su capacidad.
A modo de ejemplo, en un control efectuado el 21 de abril último en la ciudad de San Nicolás de los Arroyos, se llegaron a labrar en menos de tres horas de control más de 80 actas por infracciones varias, al tiempo que se incautaron unas 58 motocicletas, lo que da un promedio de una moto secuestrada cada tres minutos.
Comparando con controles de automóviles, el hecho de que la mayor cantidad de vehículos incautados sean motocicletas explica, de alguna manera también, la cantidad de siniestros viales en los que participan estos vehículos. Sólo en la provincia de Santiago del Estero habían fallecido del 1° de enero al 15 de marzo de este año unos 65 conductores de motocicletas.
Podríamos afirmar entonces que se está intentando, a través de estos controles y acciones de prevención vial, generar conciencia en los motociclistas sobre la importancia de actualizar la documentación, de circular con el vehículo en perfecto estado y de hacerles comprender que en la vía pública hay riesgos viales.
Pero la pregunta es: ¿es éste el modo correcto de hacer prevención vial? Nadie duda ni niega que los controles eficaces se deben efectuar. Pero una cosa es el control vial y otra la prevención vial, que sería el camino más efectivo para modificar esta realidad vial que vivimos.
Recordemos que la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) entiende la seguridad vial como una cadena con cinco engranajes: educación, prevención, control, fiscalización y sanción, y dicen que si falta un elemento, no funciona el sistema. Pregunto para reflexionar: ¿se están haciendo cumplir eficazmente los cinco elementos de la cadena?
Cuando hablamos de prevención vial, querríamos saber qué tarea concreta, efectiva y eficaz se está llevando a cabo en pueblos y ciudades del interior de nuestro país en materia de campañas, charlas, talleres, conferencias, educación vial en los colegios y ciudadana, etc., etc. En resumidas cuentas: ¿se está educando vialmente al ciudadano allí? ¿Se reinvierte en prevención y educación vial parte del dinero obtenido por el pago de las infracciones? No parece que esto ocurra ya que si hubiera una efectiva prevención y educación vial, los motociclistas tomarían, sin duda alguna, real conciencia del riesgo terrible que significa circular en las motos sin casco protector en sus cabezas. Como resultado de ello, seguramente no habría tantos muertos ni lesionados como los que hay y no debería haber esa gran cantidad de actas de infracción ni tantas motos detenidas en los galpones.

La opinión de una especialista
Analizando esta situación con Miriam Arce, quien preside la ONG “Asociación Familiares y Víctimas de Accidentes de Tránsito de Santiago del Estero”, ella nos dijo que en cuestión vial la falla está en todo: desde arriba hasta abajo y viceversa. Que una sociedad mal educada complica el problema; pero si a eso se le agrega la inacción del Estado, pasa a ser un problema complicado y grave. Miriam, cuyo hermano Guillermo falleció en un hecho vial, cree que el presupuesto que los municipios destinan para educación y prevención vial es prácticamente nulo tan sólo pensando en la falta de capacitación de los inspectores. Incluso, algunos de ellos, que tienen aprecio por la tarea que desarrollan, llegan a abonar de su propio bolsillo distintos cursos y capacitaciones.
Conocedora del tema, Miriam afirmó que durante muchos años el plantel de las Direcciones de Tránsito fue nutriéndose de personal castigado por alguna mala conducta o por otras cuestiones o, lo que es lo mismo, que el castigo para un empleado municipal era enviarlo a una Dirección de Tránsito. Otro problema son los directores que, con alguna salvedad, ponen su incapacidad para resolver o tomar decisiones a prueba de todo, además de la falta de sentido común y la utilización, en algunos casos, de este cargo como trampolín para acceder a puestos de mayor jerarquía. Entonces se tiene que empezar a ver en dónde está la punta del ovillo ya que el sub-director responde a las órdenes del director, el director responde a las de un funcionario de mayor jerarquía y éste a las de uno de aun más jerarquía. De esta forma, la frase “no depende de mí” no tiene fin. Sumado a esto, está el crecimiento del parque de autos y de motos en las ciudades y el escaso crecimiento institucional; o sea, cada vez hay más vehículos, las motocicletas invaden las ciudades del interior, pero el plantel de inspectores es casi siempre el mismo. En consecuencia, una escasa prevención y educación vial estatal, que se suma al desapego del ciudadano a cumplir las normas viales elementales, termina provocando tantas víctimas fatales y lesionados hasta la discapacidad.

Por Fernando Ulloa
Responsable de Conducta Vial
www.conductavial.com

Fecha de actualización: 2012-05-18

 

   
Webmaster