'
Página Inicial
Nuestra Misión
Notas
Noticias
Educación Vial
Newsletters
Premios Obtenidos
Prensa
Galería de Videos
Galería de Imágenes
Conducta Móvil
La Guantera Vial
Enlaces
Contáctenos
Cursos de Capacitación para Infractores

Nota Nº 2, por Pablo Wischnivesky, nota para Conducta Vial

El tratamiento de los cursos para los infractores es de primordial importancia, ya que estamos frente potenciales protagonistas de siniestros de diferente envergadura, generalmente de los de más graves consecuencias. Sabido es que el siniestro vial es la consecuencia de una serie de hechos de violaciones a las normas de tránsito concatenados.
El individuo que ha perdido temporalmente su Licencia de Conducir por el cúmulo de infracciones es aquel que ha asumido riesgos que podrían haber desembocado en un siniestro.
Generalmente este individuo no comete la infracción por desconocimiento de las normas que regulan el tránsito. En el mejor de los casos comete la infracción por un descuido o distracción (si es repetida esta conducta a punto de perder su licencia por esta razón estamos frente a una patología que debería ser evaluada sus condiciones psicofísicas), y en general por un desprecio hacia el cumplimiento de la misma. Numerosas son las razones de esta conducta, pero esta conducta es la que debe ser tratada en los cursos de rehabilitación.
La experiencia acumulada en el sector del Autotransporte de pasajeros es muy rica en este sentido, ya que debemos trabajar con “Conductores Profesionales” de bastísima experiencia que generalmente llegan al curso de capacitación con mucho prejuicio, recelo y desprecio. Esta experiencia nos ha permitido concluir que las mayorías de las inconductas no son por desconocimiento. Muchas tampoco son producto de desprecio por el prójimo sino por problemas personales del individuo que se reflejan en actos de inconducta.
Entiendo que toda capacitación que se lleve adelante deberá basarse fundamentalmente en los aspectos relacionados con la conducta, pues allí está radicada la problemática por la cual se incurre en la infracción.
Es indudable que existen numerosas herramientas que deberán interactuar.
Debe ser función de esta comisión recomendar los ítems en que deben basarse estos cursos. Se debe consensuar los contenidos obligatorios, la cantidad de horas cátedra, la metodología, quienes deben ser los capacitadores (entiendo que deben ser profesionales con sólida formación en esta orientación). Se debería abrir un registro para que instituciones que puedan conformar los equipos sean las encargadas de llevar adelante estos talleres. No debería ser “monopolizado” por ninguna institución ya que numerosas ONGs y Fundaciones, como así otro tipo de academias estarían en condiciones de realizarlos, dando así transparencia al sistema y sana competencia por la calidad de sus contenidos y ejecuciones, universalizando la oferta.
La ANSV deberá auditar el funcionamiento de estos cursos en forma permanente. Para ello debería integrar un equipo imbuído del programa y de la metodología, presentándose a presenciar “in situ” el cumplimiento del mismo. Es fundamental que los responsables de este equipo, sean capacitados y concientizados, ya que la relevancia de esta función debe estar reservada a quienes entiendan que el funcionamiento adecuado de los cursos será una pata sólida sobre la que se construirá la Seguridad Vial.
El programa debe ser atractivo y flexible, y debe estimularse a la participación generalizada de los conductores mediante convenios con Compañías de Seguro, Concesionarias de Autos, Sociedades de Fomentos, Clubes, Rotarys, etc. Si bien el objetivo primigenio es el conductor sancionado, todos somos potenciales infractores.
Los consejos y la proyección de Videos o Fotos de siniestros y los relatos son importantes, pero está demostrado que insuficientes a la hora de desarrollar cambio de actitudes.
En general el Conductor adolece de “vicios de conducción” que se han desarrollado por un mal aprendizaje. Como todo vicio, para ser modificado requiere de un trabajo profundo, el que deberá trascender al curso.

Pablo Wischnivesky, de Metropol Seguros
Nota de Octubre del 2009

Fecha de actualización: 2011-01-01

 

   
Webmaster