'
Página Inicial
Nuestra Misión
Notas
Noticias
Educación Vial
Newsletters
Premios Obtenidos
Prensa
Galería de Videos
Galería de Imágenes
Conducta Móvil
La Guantera Vial
Enlaces
Contáctenos
Por Jorge Rumi, de ONG Incose, Provincia de Córdoba, más de 500 personas mueren por los siniestros viales en la Ciudad de Córdoba en lo que va del año 2012

Nota N° 198, Este tipo de muertes supera a aquellas relacionadas con el SIDA, la Hepatitis o la Meningitis.

Aproximadamente 12000 personas resultan heridas o discapacitadas por este tipo de siniestros, solo en Córdoba Capital y en este año.

La frase que sigue no es propia, pero considero que refleja lo que nos está sucediendo a todos, y surge de un estudio de la Organización Mundial de la Salud:

"Si no se actúa ahora mismo para mejorar la seguridad vial, se calcula que el número de defunciones causadas por el tránsito aumentará en un 80% en los países de ingresos bajos y medios de aquí a 2020".

Imagínense la cifra, antes expuesta, multiplicada por el 80%.

• En el país once jóvenes mueren diariamente a causa de accidentes viales. Por cada uno de estos, seis jóvenes más quedan seriamente lesionados o sufren de alguna discapacidad.

• Entre los principales factores de riesgo relacionados con la severidad y ocurrencia de este tipo de accidentes destaca el exceso de velocidad, el consumo excesivo de alcohol, el consumo de drogas, el no usar el casco o el cinturón de seguridad, el cansancio y la distracción.

• El 90% de los accidentes de tránsito son producto de la conducta humana y por tanto, pueden ser evitados.

. 6.000 jóvenes de entre 15 y 29 años mueren cada año en Argentina a causa de accidentes automovilísticos.

Deberemos comenzar por el principio:

En la actualidad se discute acerca de la pertinencia del término “accidente” y su consideración como hecho fortuito o azaroso, que lleva a pensar en su inevitabilidad y a la aceptación resignada de su ocurrencia, cuando en realidad, se ha demostrado que la mayoría de ellos obedecen a factores ligados a la conducta humana y a condiciones del medio ambiente que pueden ser prevenidas y controladas.

Entonces ¿Pueden ser prevenidos y controlados?

La mayoría de los Accidentes de Motos y Autos podrían prevenirse de manera exitosa, ya que muchos de ellos tienen un factor en común: Los precipita una falla humana más que un factor mecánico.
Lo que indica que en la mayoría de estos siniestros, nuestro estado emocional es responsable por los accidentes que cometemos.

Muchas personas, especialmente más jóvenes, no son perfectamente equilibrados a la hora de conducir sus vehículos.
En el caso de los adolescentes, muchos de ellos, al comenzar a conducir sienten que este hecho les otorga un poder desconocido hasta el presente. Experimentan una sobrestimación de la propia capacidad y un reducido control de sus impulsos. Por todo esto es que sufren una peligrosa inclinación a los excesos en general, y al exceso de velocidad en particular.

Hay un estudio internacional sobre proclividad a sufrir accidentes (Proclividad a accidentes por Shaw y Sinchel, publicado por Pergamos en 1971).

Todos sabemos que muchas cosas que hacemos no son buenas para nosotros (como conducir a alta velocidad, no usar el casco o el cinturón, o hablar por celular mientras manejamos). Sabemos esto con nuestro intelecto pero, desafortunadamente, nuestras vidas son guiadas con mucha frecuencia por nuestras emociones y eso también se manifiesta en la manera de conducir nuestro vehículo.

Vivimos una época signada por el “vértigo, la velocidad y el apuro”. Constantemente surgen adolescentes y jóvenes que orillan y desafían al peligro, buscando esos límites internos que los contengan y que no poseen.

La decisión es suya:

No hace falta ser un genio para ser un conductor seguro. Tiene que ser tan solo un individuo emocionalmente estable, que no lo perturbe un bocinazo, un guiñe de luz indebido o una seña obscena de otro conductor. Una persona madura puede aceptar esto de forma cordial, restarle importancia y continuar siendo un conductor responsable.
Muchas veces en el tránsito se generan roces entre los conductores, con los peatones, con los inspectores, ahora nada de eso justifica que usted reacciones emocionalmente y peligrosamente. Recuerde que, allí sí, su vehículo puede transformarse en un arma!

Desearía que esta frase le acompañe cada vez que crea que el tránsito o sus protagonistas intentan sacarlo de quicio: “QUE NADIE PUEDA HACER DE MÍ… LO QUE YO NO QUIERO QUE HAGAN”.

La persona que es inmadura (no siempre depende de su edad) sin moderación emocional tiene que satisfacer necesidades personales sin importarle las consecuencias. El hermano mayor que traslada sus dos hermanos menores en la moto y sin casco, o el papá que transita con sus niños sentados adelante y sin cinturón en un auto con airbag. Causas principales de accidentes que suelen matar a los inocentes ocasionales.

Seria mucho más simple desarrollar destrezas de un conductor seguro a seguir arriesgando su vida y la de terceros, por estas acciones inmaduras o emocionales.

Utilizar un buen criterio al conducir, seria analizar los riesgos y no exponerse a ellos. Si sé que me caigo de la moto y golpeo mi cabeza, debo usar casco; si sé que esta prohibido trasladar en moto a menores de seis años, no debo trasladarlos; si no se permite manejar y hablar por celular o mandar mensajes, debo evitarlo. Solo usando estos criterios, que surgen del sentido común, podría usted ser un conductor más seguro. Que no se arriesgue, ni arriesgue a terceros.

Estas son pequeñas, pero enormes decisiones que deben tomar los conductores responsables y seguros.
Desafortunadamente hay muchos conductores que no toman decisiones correctas, ellos son los que atendemos en las guardias de los hospitales, en algún momento de su vida.

Muchas de estas acciones se deben a falta de conocimiento y también a la tendencia humana a no hacer las cosas correctas y luego pagar las consecuencias.

Por lo antes escrito, queda claro que “la toma de decisiones depende de usted”. No conduzca bajo presión emocional ya que podría cometer una tontería, de la que se arrepentirá por el resto de su vida.

La Conducta en los Accidentes es la causante de:

• El 10% de los accidentes se deben a condiciones inseguras.
• El 88% se debe a conductas inseguras.
• El 2% a causas que se desconocen.

Como conductor, recuerde que tiene vidas en sus manos, por empezar “la suya”. Tiene la responsabilidad moral de conducir de la manera más segura y su decisión más importante será seguir las normas y actuar con total seguridad cuando conduce… su destino!

Jorge Rumi, Presidente de la ONG Cordobesa Incose

Fecha de actualización: 2012-10-30

 

   
Webmaster