'
Página Inicial
Nuestra Misión
Notas
Noticias
Educación Vial
Newsletters
Premios Obtenidos
Prensa
Galería de Videos
Galería de Imágenes
Conducta Móvil
La Guantera Vial
Enlaces
Contáctenos
Testimonio de una sobreviviente de un siniestro vial en motocicleta

Nota N° 241, Huellas de Vida!

“Un día como hoy, 14 de mayo, pero del año 2006, mi vida dio un vuelco. El proyecto de vida que había planificado se acababa de derrumbar y con él se fueron oportunidades y sueños".

Para los que no me conocen, mi nombre es Dahyana Trucco, tengo 24 años y ya hace 6 que tuve un accidente de moto, el cual me dejó sin la posibilidad de mover mis piernas y lo que es peor, mis manos y mis brazos. Esto se debió a que mi columna vertebral se fracturó a la altura de la 5°, 6° y 7° vértebra cervical, produciendo una lesión en mi médula espinal.

Es muy escaso el recuerdo que tengo de ese día. Mis papás me contaron que los pronósticos eran los peores, sobre todo por mis dificultades respiratorias.

Fui internada en el Hospital de Urgencias, donde me realizaron una cirugía para estabilizar mi columna y salvar mi vida. Recuerdo que cuando estaba conectada a cables y sondas en Terapia Intensiva, me imaginaba como que lo que me había pasado era de novela. “Un accidente causa una paraplejía y después sorpresivamente me levanto de la silla de ruedas”. Eso solo pasa en las novelas? Me pregunto. Parece que sí, pero por dentro mis esperanzas siguen intactas. Por el momento, voy a seguir averiguándolo.

Volviendo a las luces, ruidos de respiradores, cables, jeringas y cuantas cosas más, aprovecho para agradecer al Dr. Del Boca, Dr. Pecas Soriano, Dr. Azulay, Daniel Navarro, Celia Bersano, Dr. S. Martinez y todos los médicos, enfermeros, camilleros, kinesiólogos, administrativos de ese hospital y de otros lugares en los que estuve. De muchos me olvidé el nombre y de otros, simplemente nunca lo supe pero si tengo la certeza que hicieron mucho porque hoy pueda estar acá, contándoles mi historia.

Siempre pienso lo rápido que pueden desplomarse algunos sueños y ser rápidamente reemplazos por otros, no? Lo bueno de esto es que siempre haya algo por lo que VIVIR y seguir luchando. Me imaginaba Ingeniera química de una prestigiosa y conocida fábrica, con una buena economía, hermosa casa y todas esas cosas que uno idealiza. Todo superficial!

Hoy en día, practico 3 hs diarias de rehabilitación, estudio inglés desde el 2008 y doy clases a nenes hermosos que no tienen prejuicios sobre una silla de ruedas, recibiendo besos y abrazos cuando llegan y se van. Eso me LLENA el ALMA inmensamente.

Mi mamá me regaló una frase hace poco y voy a compartirla con ustedes: “A veces las cosas no son como tú quieres, pero puede que con el tiempo agradezcas tu situación actual porque te llevara por caminos que quizás no hubieras elegido.“ Con esto no quiero decir que agradezco mi falta de movilidad, pero si agradezco que a pesar de todo, pude rehacer mi vida, que tuve personas que me contuvieron; muchísimas veces intenté caer sin embargo ellos estuvieron ahí para evitar que eso sucediera.

Me emociona fuertemente pensar en mi etapa anterior, donde creí que no soportaría algo como esto. Creo que no nos ponen una carga más pesada de la que no podamos tolerar. DIOS me obsequió una segunda oportunidad y digo, “obsequió” por siento que fue un REGALO para mí. No todos tienen esa posibilidad, no? Este es el motivo de mi lucha y mis ganas de seguir, disfrutando y aprovechando cada minuto como si fuese el último.

Con esto aprendí muchas cosas: aprendí que la mejor manera de apreciar algo es carecer de ello por un tiempo y que nada de valor se obtiene sin esfuerzo. Aprendí que si tu vida está libre de fracasos es porque no te estás arriesgando lo suficiente y que cada cosa que logré, la había considerado antes como un imposible.

Aprendí que proyectar te proyecta y que a menudo me olvido de lo que aprendo, por tanto, debo escribirlo y repasarlo. Aprendí a valorarme sin sobrestimarme, que el orgullo no lleva a ningún lado y que las apariencias engañan.

Aprendí que debo darme ánimo y pensar que: hay muchas más puestas de sol que ver, estrellas que admirar, amigos que visitar... Helados por saborear, manos firmes que estrechar, sonrisas que regalar, abrazos para compartir, pensamientos que expresar...
SIMPLEMENTE, aprendí... que todavía tengo mucho que APRENDER.

Por último, dar las gracias a mis papas, mis hermanos, mis amigos y toda aquella persona que se cruzó en mi camino porque por ellos, pude continuar, adquiriendo nuevas metas, logros y sueños.

Hoy soy miembro del grupo Huellas de Vida, organización que contribuye a disminuir los accidentes de tránsito, generar instancias de apoyo para las personas que lo sufren y promover los derechos de las personas con discapacidad. Me gustaría que se sumen a nuestra página y puedan ver las historias de otros chicos, que a pesar que vivieron un hecho tan trágico pudieron reponerse y salir adelante.

Poder compartir con ustedes mi historia, me emociona mucho y son lágrimas de alegría por el solo hecho de existir. BUENA VIDA para todos!

Fecha de actualización: 2013-02-10

 

   
Webmaster