'
Página Inicial
Nuestra Misión
Notas
Noticias
Educación Vial
Newsletters
Premios Obtenidos
Prensa
Galería de Videos
Galería de Imágenes
Conducta Móvil
La Guantera Vial
Enlaces
Contáctenos
Si se conocieran y cumplieran totalmente las normativas vigentes no existirían prácticamente violencias

Nota N° 251, Un interesantísimo trabajo de investigación en el Uruguay

Desde hace casi dos años, existe un Proyecto vinculado a esta temática radicado en el Centro de Estudios Interdisciplinarios Uruguayos, dependiente de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. El mismo es financiado por la Comisión Sectorial de Investigación Científica de la Universidad de la República y se denomina "Cultura y violencia en el tránsito de Montevideo". Sus fines son investigar en nuestra ciudad un complejo de actitudes culturales que comprometen la salud pública y la "vida buena" en nuestro vivir cotidiano, como nos ha trasmitido el Docente y Licenciado en Antropología Social, Marcelo Rossal, jóven investigador del CEIU, uno de los pilares de este emprendimiento y nuestra fuente de referencia para este artículo.

Le acompañan en este proyecto los también Antropólogos e Investigadores Universitarios Ana Egaña, Leticia Folgar y Ricardo Fraiman.

Rossal afirma: "observamos cotidianamente en el tránsito montevideano la relación de nuestros vecinos con las normas y la
autoridad, comprendiendo un axioma: si se conocieran y cumplieran totalmente las normativas vigentes no existirían prácticamente
violencias (incluyo a los accidentes entre las violencias) entre los vecinos que circulan en el tránsito; ni las pequeñas violencias
cotidianas a las cuales nos hemos acostumbrado, ni las dolorosas y costosas grandes tragedias de todos los días."

Entre sus peculiares observaciones y motivaciones nos comenta su preocupación por "la diferencia que hay entre el conocimiento
de las normas, que es bastante bueno, en especial en la categoría de choferes profesionales, y el efectivo cumplimiento de las mismas
que es bajísimo, dicho esto tomando en cuenta que el propio funcionamiento real del tránsito lleva a los conductores, peatones y
ciclistas a incumplir las normas cotidianamente. Y esta situación "anómica" está reasegurada en un sistema cultural que admite
determinados incumplimientos de las normas como aceptables y que considera que el error está situado en el otro, siempre en el otro."

Fecha de actualización: 2013-02-27

 

   
Webmaster