'
Página Inicial
Nuestra Misión
Notas
Noticias
Educación Vial
Newsletters
Premios Obtenidos
Prensa
Galería de Videos
Galería de Imágenes
Conducta Móvil
La Guantera Vial
Enlaces
Contáctenos
Provincia de Entre Ríos, descontrol en las noches...“Si no tomo, no salgo”

Nota N° 262, Se imponen las nuevas tendencias en la noche como las fiestas clandestinas y los canilla libre donde el consumo de alcohol es excesivo y generan luego un alto nivel de accidentes de tránsito

Estudiar o trabajar durante la semana, manteniendo un hábito agotador, hace que al llegar el fin de semana los jóvenes quieran salir en la noche a disfrutar y despejarse como cualquier persona. Aunque el consumo de alcohol es excesivo y es el factor principal para los accidentes de tránsito.

Ana Laura, estudiante de Arquitectura de 22 años, habló con UNO y explicó: “Empieza el lunes y no veo las horas de que sea viernes para salir. Hoy en día salir a un boliche o fiesta cuesta mínimo 100 pesos y si no tomo, no salgo, por lo tanto la mejor opción es hacer una previa temprano para ahorrar un poco”. A lo que se adhirió Juan Pablo, estudiante de Abogacía de 24 años: “Luego de una semana de mucho trabajo y estudio llega el fin de semana y quiero descargarme y liberarme. Y el alcohol, junto con mis amigos, me ayuda a hacerlo”. En el mismo sentido, Paula, estudiante de Comunicación Social de 23 años, expresó: “Llega el fin de semana y te juntás tipo 11 de la noche en la casa de alguna amiga, empezamos a tomar desde temprano para entrar en calor y luego vamos ‘alegres’ al boliche”.

“No está mal que los jóvenes salgan en la noche y se diviertan, siempre que mantengan un equilibrio”, señaló el subjefe de la Guardia médica del Hospital San Martín, Luis Ríos y continuó: “Hace más de 30 años que trabajo en el hospital y en los últimos dos años he visto un incremento excesivo de alcohol en adolescentes y jóvenes, parten desde los 13 hasta los 30 y llegan los fines de semana a la Guardia totalmente inconscientes”. El médico explicó a UNO que “en relación con el consumo juvenil desagregado por sexo, para la franja de 18 a 30 años, el 57% son hombres y el 43%, mujeres. Resulta interesante observar que a igual cantidad de alcohol ingerido, este alcanza mayores niveles en la sangre de las mujeres que en la de los hombres”.

De esta manera, la directora del Departamento de Estadísticas del Hospital San Martín, Carina Estebe, afirmó: “La relación entre jóvenes, alcohol y accidentes de tránsito es directa, a punto tal que estos son su primera causa de muerte”, explicó Estebe y agregó: “Dos jóvenes de hasta 30 años mueren por fin de semana en Argentina a causa de un choque en el cual el alcohol tuvo algo que ver”. “El porcentaje de consumo de alcohol y accidentes de tránsito sube a valores llamativos cuando llega el verano”, dijo la profesional de estadísticas del Hospital San Martín.

Tendencias nocturnas
En la actualidad, a la hora de salir por la noche, los jóvenes siempre prefieren hacer ‘previa’. Con este término se conoce a las reuniones que realizan en la casa de alguno de los miembros del grupo de amigos o en la calle antes de ir a un boliche o una fiesta. Durante estos encuentros, que por lo general se llevan a cabo ambos días del fin de semana, los jóvenes toman alcohol en exceso ya que consideran que es una herramienta modificadora de la conducta y del humor, que los alivia de la carga semanal.

Siempre con algún kiosco o almacén en la cercanía o sino con el número de un Delibery de bebidas, los jóvenes empiezan a consumir alcohol lo antes posible y a menor precio que en bares o boliches. Micaela, estudiante de Ciencias Económicas de 23 años, explicó: “Siempre hago previa con mis amigas y salimos a un boliche, también vamos a canillas libres o las fiestas privadas que son geniales ya que pagás la entrada y tomás toda la noche acompañada de buena música”.

Las nuevas tendencias que hay en las noches son los Canilla libre o las Fiestas clandestinas. Donde los encargados de la organización son jóvenes que contratan un disc jockey, compran la bebida y a través de las redes sociales (en especial Facebook) realizan la convocatoria, ya que es su principal medio de difusión para hacer el evento.

Los lugares generalmente propuestos son los salones de algún club, las casas quintas o en su defecto el domicilio de alguno de los organizadores, siempre que sea grande y no haya gente mayor presente. Es un escenario donde predomina el descontrol: en las improvisadas pistas de baile y, sobre todo, en las barras. Las Fiestas clandestinas y los Canilla Libre se extienden en Paraná y en el interior de Entre Ríos, siendo Villa Urquiza la más frecuentada. Son privadas y exclusivas, donde a veces superan un número de 100 personas. Se paga una entrada anticipada de 80 pesos aproximadamente y se toma alcohol toda la noche sin restricciones. “Las fiestas privadas ponen en riesgo la salud de los jóvenes porque no tienen ningún tipo de control ni seguridad”, exclamó a UNO el doctor Luis Ríos.

Otro fenómeno para descartar, son las peñas universitarias. Cada vez más centros de estudiantes de diferentes facultades organizan estos eventos y concurren gran cantidad de jóvenes, sean o no estudiantes universitarios. La más concurrida en Entre Ríos es en Oro Verde, donde los estudiantes de la Facultad de Ingeniería y de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Entre Ríos reunieron a 25.000 personas en el jardín Botánico el último 21 de setiembre.

Accidentes de tránsito
En todo el mundo el alcohol es una de las principales causas de accidentes de tránsito, y la Argentina no es ajena a esta preocupante verdad. Carina Estebe indicó que “los jóvenes protagonizan más de la mitad de los accidentes viales durante el fin de semana”.

Al proponer números que sirvan a la toma de conciencia sobre la gravedad de la situación, la profesional del Hospital San Martín señaló: “El promedio de accidentes mensuales es de 270, donde la mayoría son jóvenes que no superan los 32 años y el 60% es por alcoholismo, siendo un 80% de motocicletas y un 20% de automóviles”.

“La falta de conciencia al manejar alcoholizados que tienen los jóvenes es alarmante, pero esto no quita que el gobierno deba establecer una mejor estrategia para controlar el alto nivel de accidentes viales”, expresó Estebe. Por su parte, la Asociación de Familiares de Víctimas de Delitos Aberrantes de Entre Ríos (Vidaer) agregaron otro dato alarmante: los jóvenes alcoholizados protagonizan la mayoría de los accidentes viales donde perdimos a nuestros seres queridos.

Franco, empleado de comercio de 26 años expresó: “Siempre que salgo con mis amigos tomo alcohol y vamos en automóvil al boliche o a la fiestas que nos invitan, es mejor y más práctico”. Las bebidas alcohólicas hacen que las respuestas y las maniobras ante cualquier eventualidad de la ruta o la calle sean torpes y lentas. Embota los sentidos disminuyendo la capacidad de atención normal; crea una falsa sensación de seguridad que predispone a excesos de velocidad y a todo tipo de violaciones a las normas de seguridad en el tránsito. Y es falso suponer que el café o cualquier otro estimulante anulan sus efectos nocivos. Un estudio de la Organización Panamericana de la Salud reveló que un conductor que bebe antes de conducir tiene 17 veces más riesgo de tener un accidente fatal.

En vacaciones es feroz
Las vacaciones encierran para los más jóvenes un cúmulo de promesas de entretenimiento y diversión en escenarios diferentes de los habituales. Según datos de la Fundación Manantiales, el consumo promedio de alcohol en verano aumenta casi un 60% respecto del invierno. La cerveza es la bebida de mayor preferencia, con un 75,5%, seguida por las bebidas blancas (18%) y por el vino (6,5%).

Si bien es obvio que las temperaturas estivales favorecen un mayor consumo de líquidos para hidratarse, esta es solo una de las variables que hacen a tan alarmante aumento. Se agregan, entre otras, un corrimiento de límites, más tiempo libre por menor cantidad de responsabilidades, mayor influencia del grupo de amigos -los especialistas lo denominan “presión de los pares”-, mayor apertura a nuevas experiencias y más salidas que encuentran, a su vez, una mayor oferta de droga y alcohol.

Según remarcó Carina Estebe: “Además de que durante la temporada de primavera-verano se consuma más alcohol, los accidentes de tránsito también aumentan hasta un 70%. Es un dato alarmante y sobre todo cuando hablamos de jóvenes que no superan los 32 años. Un gran porcentaje son los conductores de motocicletas que con las temperaturas estivales salen más a la calle, en cambio en invierno disminuye”.

Fuente: Uno Noticias de Entre Ríos, por Lucila Tosolino/ De la Redacción de UNO
http://www.unoentrerios.com.ar/laprovincia/Si-no-tomo-no-salgo-20130414-0002.html?fb_action_ids=636925352988188&fb_action_types=og.likes&fb_source=other_multiline&action_object_map=%7B%22636925352988188%22%3A351086318326991%7D&action_type_map=%7B%22636925352988188%22%3A%22og.likes%22%7D&action_ref_map=%5B%5D

Fecha de actualización: 2013-04-10

 

   
Webmaster