'
Página Inicial
Nuestra Misión
Notas
Noticias
Educación Vial
Newsletters
Premios Obtenidos
Prensa
Galería de Videos
Galería de Imágenes
Conducta Móvil
La Guantera Vial
Enlaces
Contáctenos
Delitos contra la Seguridad Vial

Nota N° 357, en Argentina urgen cambios en materia de penalización tal como en España donde hubo cambios que obedecieron a una demanda social

La analogía es válida, si alguien dispara un arma indiscriminadamente en la vía pública terminará detenido y procesado aún cuando no haya matado a nadie. Si esa misma persona conduce a 120 Kph por una avenida lo más seguro es que no suceda nada o en el peor de los casos sea multado.

Para esa persona la cárcel y el procesamiento están reservados en caso de que le quite la vida a alguien y sin embargo su actitud es tan criminal como la del ejemplo del arma de fuego. Ya no se habla de infracciones ni tampoco contravenciones.

Dice “delitos”, algo que el común de los habitantes asociamos con graves violaciones a los derechos de cada persona, delincuentes, mafias, acciones represivas de la policía, y penas, por sobre todo, prisión.

Es que en algunos países muy avanzados en seguridad vial, se ha decidido que ciertos comportamientos que atentan gravemente contra la seguridad vial y la vida de las personas en la vía pública, aunque no hayan causado concretamente accidentes de tránsito con muertos o heridos, constituyen delitos que integran sus respectivos códigos penales y son reprimidos con penas de prisión.

Tal vez el caso más cercano a nuestra cultura sea el de España, a cuyo código penal se ha incorporado hace unos años un capítulo denominado “delitos contra la seguridad vial”, y que ha sido perfeccionado en una última reforma, vigente desde diciembre de 2007.

En la actualidad están en la cárcel por delitos viales unas 180 personas, la mayoría por sentencias firmes y el resto en prisión preventiva a la espera de juicio. En España, en la última década han muerto en accidentes unas 55.000 personas y ha habido 1.500.000 heridos por accidentes de tránsito.

Dentro de este contexto, como una solución más para acabar con los siniestros de la circulación, existía en España una clara necesidad de introducir un cambio en el código penal en materia de delitos de tráfico por las siguientes razones: era una demanda social con largo historial y corto impacto en las leyes; era coherente con el derecho comparado que muestra a España como uno de los países más tolerantes; era justo con las víctimas de los imprudentes al volante que ven una impunidad intolerable en los infractores de alto riesgo; era bueno y vital para la seguridad de todos y para evitar accidentes”.

Así, entre otros, se creó el delito de exceso de velocidad, principal causa de muertes, ya que la mayoría ignora que, a más de 60 km/h la mayor parte de los atropellos a peatones son mortales y, según muchos estudios, a partir de 120 km/h la posibilidad de muerte de los ocupantes de vehículos accidentados está cercana al 95%”.

Va siendo hora de que en Argentina se comience a trabajar sobre estas premisas, realizar un esfuerzo en transmitir éstos y otros argumentos, mediante campañas específicas, para que la sociedad entienda y asuma los motivos que justifican los cambios en el código penal para que la medida sea exitosa.

En España se incorporó el año pasado el delito de conducir sin permiso ya sea por haber perdido todos los puntos, por sentencia judicial o por no haber obtenido jamás el carné. Esta reforma del Código Penal pretende que las penas tengan un doble efecto: el temor de ir a la cárcel en los casos más graves y la obligación de realizar actividades a favor de la comunidad.

Hay que tener en claro que los delitos contra la seguridad vial obedecieron a una demanda social en España y la respuesta gubernamental a esta demanda fue el cambio normativo y el endurecimiento de las penas. Si en nuestro país se hiciese lo mismo sin esperar a la tragedia seguramente habría un poco más de cordura a la hora de conducir.

Las motos son los vehículos más utilizados en picadas. La ley es clara y sin embargo por alguna razón no se aplica con la severidad que amerita. Casos de gravísimos ocurridos en una picada suelen ser archivados como accidentes por exceso de velocidad.

El exceso de velocidad es para la ley argentina una contravención. En España es una conducta criminal penada con la cárcel de cumplimiento efectivo.

Fuente: Diario Norte de Chaco 06/02/2014: http://www.diarionorte.com/article/102257/delitos-contra-la-seguridad-vial

Fecha de actualización: 2014-02-06

 

   
Webmaster