'
Página Inicial
Nuestra Misión
Notas
Noticias
Educación Vial
Newsletters
Premios Obtenidos
Prensa
Galería de Videos
Galería de Imágenes
Conducta Móvil
La Guantera Vial
Enlaces
Contáctenos
Los Accidentes de Tránsito son provocados por fallas de factor humano

Nota Nº 14, por Marcelo Aiello, nota para Conducta Vial

¿Cómo conduce para usted el argentino? ¿Por qué?
Según nuestras estadísticas más del 90% de los accidentes de tránsito son causados por el factor humano. Dicho de otro modo, 9 de cada 10 siniestros son producidos por impericia en la conducción, distracciones o bien por la no observancia de las normas de tránsito. De acuerdo a nuestros registros, se puede determinar que la imprudencia es el principal causante de accidentes: exceso de velocidad, cambios intempestivos de carril, interminables charlas por celular o altos grados de consumo de alcohol, son algunas de las faltas que cometen los conductores. En otras palabras: desapego a las normas. La Ley de Tránsito es el único compendio de normas viales de carácter obligatorio, que se deben aplicar en el momento de circular con un vehículo o de transitar como peatón. Es bien sabido que no es una literatura amigable o placentera, y cuesta imaginarse a alguna persona leyéndola antes de ir a dormir cada noche. Y, es precisamente en ese punto, donde se encuentran las primeras fallas de un sistema colapsado y que hace agua por los cuatro costados. Si una mínima exigencia como es la de conocer todos los derechos y obligaciones que establece la Ley para circular en nuestro país no se cumple; entonces, es absurdo suponer que los conductores tengan los conocimientos suficientes como para aplicarlos en una conducción segura y responsable.

¿ Por qué cree usted que nos encontramos en esta situación donde se suceden tantos accidentes de tránsito ?
Cada vez que ocurre una tragedia vial, miramos pasmados las imágenes y se nos retrotraen a la memoria los anteriores hechos trágicos y ahí caemos en la cuenta de que esa película ya la vimos, que el final es conocido, con actores distintos pero con el mismo guión. Nuevamente los hechos ocurrieron por los mismos factores, las mismas causas y mientras tanto no se hizo nada. Nada por cambiar un elemento indispensable como punto de partida que es la concientización social y la creación de cultura ciudadana en pos de paliar esta situación. Como hemos dicho en varias oportunidades solamente se puede mejorar esta atroz situación de inseguridad vial si ponemos las soluciones sobre una mesa sustentada firmemente en cuatro patas: información a toda la sociedad, educación vial a quienes están dentro del circuito educativo, control de las normas de tránsito y, finalmente, sanción a los infractores. Todas estas medidas obviamente demandarán mucho esfuerzo y compromiso por parte de la Sociedad toda, pero también es sabido que esto es parte de un proceso, que es necesario establecer los tiempos de ejecución y coordinación de los diferentes organismos, ya que no se puede aplicar el scoring si el Registro Nacional de Infractores no está en funcionamiento. Pero, además, vemos necesario un fuerte cambio cultural que contemple el respeto por las normas y fundamentalmente un aprecio mayor por la vida propia y la del resto de los habitantes de nuestro querido país. Quizás de esta manera podremos empezar a soñar con un tránsito más seguro y humano para las generaciones venideras.

Por su profesión seguramente ha viajado a otros países: ¿ Qué recuerda de bueno en cuanto al tránsito en aquellos países y que traería para nuestro país ?
Fundamentalmente, las grandes diferencias están puestas en tres aspectos: Primero la infraestructura vial es acorde a los volúmenes de tránsito que tienen las ciudades y a la realidad tecnológica del parque automotor, y no como en nuestro país que las rutas tienen trazados de 60 años y sólo un mínimo porcentaje es autopista. A modo de ejemplo, según el OCCOVI, del total de rutas concesionadas (aprox. 10.000 kilómetros) y una estimación en base al mapa de rutas indica que existen menos de 2000 kilómetros de autopistas, con mayor desarrollo en las Pcias de Buenos Aires, San Luis, Córdoba y Santa Fe. Infraestructura adecuada y moderna como las autopistas permiten minimizar errores de conducción y prácticamente no dan lugar a los impactos frontales que son los más frecuentes y violentos.
En segundo orden, en países de la Unión Europea o EE UU, los controles y las posteriores sanciones para los infractores son efectivos e insoslayables para todos los ciudadanos, esto garantiza que todos cumplan con las leyes en vigencia.
Por último, en los países desarrollados existe un elemento indispensable si se pretende realizar cambios culturales de fondo: la condena social. En nuestro país el que transgrede es el más piola y sus transgresiones son permitidas y avaladas desde lo social. En Europa si alguien pretende salirse de la norma vial es condenado por los pares e incluso se informa a las autoridades para que le haga la multa respectiva.

¿ Que le parece el Programa de Seguridad Vial del Gobierno que acaba de lanzar y que está en sus últimas definiciones? ¿Cree que esta vez se va a lograr llevar adelante ?
El Plan Nacional de Seguridad Vial, que el Senado convertirá en ley, tiene el objetivo de reducir en un 50% la cantidad de accidentes de tránsito en un período de 5 años. En este sentido, va a ser muy importante la acción de la proyectada Agencia Nacional de Seguridad Vial, una autoridad única con presupuesto propio encargada de implementar las acciones, donde se coordinará la creación de una nueva e imprescindible licencia nacional de conducir y de un sistema de puntaje, con criterios unificados para todo el país y con un Registro Único de Infracciones que impedirá que los infractores crónicos puedan sacar tantas licencias como municipios existen. Estas medidas están acompañadas por acciones concretas que sustentarán los cuatro aspectos fundamentales para que el cambio vial se implemente: educación obligatoria para todos los niveles; concientización al resto de la sociedad con la realización de un plan de comunicación permanente de prevención; controles de alcoholemia y velocidad mediante la radarización de rutas y autopistas y, por último, sanciones a los infractores considerando el retiro de licencia ante faltas graves, como el exceso de velocidad, la violación de semáforos, el no uso de casco, conducir alcoholizado, circular de contramano o ausencia de la VTV. Por último, el proyecto contempla inversión en infraestructura vial, aunque aún no se fijaron cuáles son las rutas que serán transformadas en autopistas ni los plazos en los que se producirán las obras.
Desde CESVI apoyamos estas acciones y nos comprometemos con la Sociedad para que se cumplan.

Un consejo para los jóvenes, futuros conductores de vehículos.
Desde hace 12 años, en CESVI apostamos a los jóvenes como promotores del nuevo tránsito. Así, a través del programa CRECIENDO SEGUROS y de diversas campañas como Jóvenes Pioneros en el Tránsito, capacitamos en educación vial a más de 26.000 chicos que se convertirán en los directores del nuevo tránsito, difundiendo un mensaje de prevención y seguridad vial. Y mientras tanto, para evitar que los jóvenes participen de accidentes, desde el año pasado, en CESVI estamos difundiendo la figura del conductor alternativo, a través del cual se propone que, alternativamente, una persona del grupo de amigos no beba alcohol para que pueda desarrollar una conducción sin riesgos. Una propuesta genuina y concreta de CESVI que apuesta a los adolescentes para demostrar que el cambio vial es posible. Sólo es cuestión de proponerlo.

Marcelo Aiello, Especialista en Seguridad Vial, (EX CESVI Argentina)
Nota de Mayo 2008

Fecha de actualización: 2011-01-01

 

   
Webmaster