'
Página Inicial
Nuestra Misión
Notas
Noticias
Educación Vial
Newsletters
Premios Obtenidos
Prensa
Galería de Videos
Galería de Imágenes
Conducta Móvil
La Guantera Vial
Enlaces
Contáctenos
Dolor e Impunidad, Testimonios de Familiares de Víctimas

Nota Nº 58, el caso María Florencia Gamez

El 3 de mayo del 2000, mi hija de 10 años, María Florencia Gamez, fue atropellada por LUIS PASTORUTTI, quien cruzó el semáforo en rojo y embistió a Flor a la salida del colegio.

Mi hija fue trasladada al hospital Víctor J. Vilela. Diagnóstico: sección medular alta, c4 , c5 , daño en bulbo raquídeo

Flor quedó cuadripléjica, conectada a un respirador y completamente lúcida.

A los dos meses mi hija seguía traqueotomizada, alimentándose a través de una gastrostomía, sin ningún movimiento en ninguna parte de su cuerpo.

Permaneció internada durante tres años y tres meses en esa misma sala. Se imaginarán todo lo que hemos vivido. Allí pasamos cumpleaños, navidades, inviernos, veranos. La historia es larguísima, llena de impotencia, de mucha lucha, y de mucho amor, del amor inmenso que se le tiene a un hijo.

Lo cierto es que al año y medio de su internación, el hospital nos dió la posibilidad de que Flor entrara a una internación domiciliaria debido a su cronicidad y a su estabilidad en el diagnóstico. Señalo que mi familia se compone por mis hijos Sol , Julian y yo Cristina de ahora 45 años, enfermera de un servicio en Rosario. Cuando nos ofrecieron ingresar a Flor a un servicio domiciliario hubo que armarlo; aquí en Rosario no existe ningún servicio de internación domiciliaria que atienda a pacientes en asistencia mecánica respiratoria. El hecho de ser enfermera facilitó poder armar toda esa estructura que el hospital pedía, así que junto a el Dr Carlos Saez, neumonólogo, se armó un equipo interdisciplinario y acondicionamos la casa a modo de una terapia intensiva, con todas las garantías que Flor necesitaba.

El 20 de agosto del 2003 trasladamos a Flor a casa. Ese día nos quedamos los tres sorprendidos de lo que estábamos viviendo. Era increíble verla en casa, en su casa, con olor a hogar, con ruidos a familia. Sin ruidos de alarmas y voces como lo era en la sala de terapia intensiva.

No me di cuenta cuanto tiempo trascurría, cuanto dolía todo, cuanta fuerza era capaz de tener. Mi único propósito era mejorar la calidad de vida de Flor, era hacer, cansarla, mantenerla ocupada. Flor terminó su primaria y aprendió a comunicarse a través de una computadora que manejaba con su boca. Todos y todo estaba pendiente de Flor. Hubo millones de puertas que tuve que golpear y muchos momentos en donde la impotencia nos ahogaba.

Hace dos años lamentablemente Flor se fue...el 27 de junio se quedó dormida. Su cuerpo se agotó. La pérdida de un hijo es el dolor más grande que puede atravesar el ser humano. Es ilógico, injusto. Quedamos en una pausa. Era difícil retomar nuestras vidas, tantos años cuidándola, todo tan pendiente de ella que parecía imposible. El tiempo sin embargo te enseña de a poco a seguir adelante a pesar de la tristeza.

Nunca pensé en LUIS PASTORUTTI, quien causó tanto dolor. Estaba convencida que en ese momento de lo único que me debía de ocupar era de Flor.

Finalmente LA JUSTICIA CONDENÓ A PASTORUTTI A 6 MESES DE INHABILITACIÓN VEHICULAR...nada mas que eso.

Flor ya no está y yo NO acepto que ese sea el castigo por el cual se castiga a un irresponsable por dejar en las condiciones que la dejó a Flor.

No puedo creer en esta Justicia. Estoy tratando de reabrir la causa. Es lento pero voy a seguir en honor a Flor y en honor a toda víctima de un hecho de tránsito.

Mi hija se llamaba María Florencia Gamez; tenía solo 10 años cuando LUIS PASTORUTTI la atropelló.

Se fue de nuestras vidas a los 20 años de edad.

Mamá de Flor!!

Fecha de actualización: 2011-11-25

 

   
Webmaster